9 may. 2009

La Juventud Universitaria Ante la Crisis Ambiental


Documento de Debate para el 43º. Congreso de la FEUE


La evolución de la humanidad nos demuestra que desde el inicio, la vida dependió de la naturaleza, que cada individuo se desarrolló con la interrelación entre el hombre y su hábitat, pero así mismo, con el desarrollo industrial y tecnológico, comenzó la depredación y la destrucción de la naturaleza; es decir, mientras el ser humano intervino en el medio ambiente para modificarlo de acuerdo a beneficios e intereses propios, el deterioro de la naturaleza se intensificó, llegando incluso a la desaparición de formas de vida, en zonas del planeta que en un inicio fueron fuente de una rica biodiversidad.


Y es que desarrollo de la vida en un ambiente sano pasó a la historia, desde que los seres humanos comenzaron a perturbar el medio ambiente, sin aplicar en forma correcta y mesurada la tecnología, para satisfacer las necesidades que se presentaron.


Federico Engels dijo en su obra “La Dialéctica de la naturaleza”: “…cada paso que damos se nos recuerda que en modo alguno gobernamos la naturaleza como un conquistador a un pueblo extranjero, como alguien que se encuentra fuera de la naturaleza… Todo nuestro dominio sobre ella consiste en el hecho de que poseemos, sobre las demás criaturas, la ventaja de aprender sus leyes y aplicarlas en forma correcta”.


Pero lograr un manejo adecuado de la riqueza natural de los pueblos no es posible mientras continuemos en el Capitalismo, mientras vivamos alejados de la realidad nacional y mundial en lo concerniente al tema ambiental.

Hoy se plantea un escenario de retos para los jóvenes progresistas y revolucionarios, pues como producto de la crisis de este sistema capitalista en el que vivimos, se generó una aguda crisis ambiental cuyos progenitores son las grandes potencias imperialistas y las empresas monopolistas, que desde hace mucho tiempo hacen lo que les place con el medio ambiente sin que exista acción alguna sobre sus actividades, en la mayoría de los casos.

Por otra parte, están las consecuencias que la crisis alimentaria traerá hacia el ambiente, pues es posible que en un futuro no muy lejano, se empleen las selvas tropicales o los bosques protectores para cultivos que ayuden a solventar en alguna medida la falta de alimento para el exceso de población humana.

Actualmente en nuestro país, podemos trabajar sobre el eje de un tema central como es la minería, pues de cierta forma, dentro de este tema vienen inmersos otros como la biodiversidad, saberes ancestrales, defensa de recursos naturales, contaminación de ríos a gran escala, desaparición de la selva tropical, entre otros; que se contituyen en desafíos para que la juventud universitaria y su organización la FEUE, desenvuelva acciones destinadas a garantizar un ambiente limpio para la juventud, sobre la base de que somos el presente y futuro de nuestro país y que en torno a esto nos vemos afectados directamente con las consecuencias que trae consigo la manipulación desmedida del medio ambiente.

Los jóvenes universitarios encabezados y representados por la FEUE, tenemos el deber de elevar nuestra voz de protesta ante la situación actual de los distintos ecosistemas que existen en nuestro país, pero al mismo tiempo debemos señalar a los responsables de esta crisis ambiental, que no son sino, los grandes capitalistas, las potencias mundiales que explotan la naturaleza indiscriminadamente, así como también los gobiernos de las grandes potencias y de los países subdesarrollados que no han tomado medidas de prevención ni prohibición ante las acciones de las empresas transnacionales sobre el medio ambiente.

Se plantea entonces, que los jóvenes universitarios señalemos y responsabilicemos a los culpables de la destrucción de la naturaleza en nuestro país y en el mundo en general, pero además se plantea que a través de la FEUE y sus asociaciones, en conjunto con otras organizaciones juveniles y populares como la FESE, la UNE, el FRIU y la JRE, se empujen actividades preventivas ante la inminente acción de los imperialistas sobre la riqueza natural de nuestro país.

Tenemos ahora una herramienta fundamental para trabajar en función de la conservación del ambiente. En la Nueva Constitución existe un capítulo entero que trata el tema de la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales, del cual podemos aprovechar sus artículos para emprender acciones amplias y masivas, que nos permitan a los universitarios ser protagonistas en la defensa de la naturaleza. Por ejemplo, en el Art. 400 se declara de interés público la conservación de la biodiversidad y todos sus componentes, en el Art. 403, en cambio, se afirma que el Estado no se comprometerá en convenios o acuerdos de cooperación que incluyan cláusulas que menoscaben la conservación y el manejo sustentable de la biodiversidad, la salud humana y los derechos colectivos y de la naturaleza. El Art. 408 señala que son de propiedad inalienable, imprescriptible e inembargable, entre otros, los yacimientos minerales y que sólo se los podría explotar aplicando los principios ambientales establecidos en la Constitución.

Basándonos en estos artículos, principalmente, podremos iniciar una ofensiva que tenga como objetivo concienciar a la población ecuatoriana acerca de la importancia y necesidad de preservar la naturaleza en los momentos actuales, buscando espacios de opinión pública e incluso instituciones educativas primarias y secundarias para difundir nuestras propuestas con ayuda de la Extensión Universitaria, aplicando este programa de vinculación de la Universidad con el pueblo a nivel de todas las carreras para que los jóvenes conozcan no únicamente los planteamientos de un sector de la educación superior, sino, que estén al tanto de los proyectos que se emprenden en torno al tema ambiental a nivel de otras carreras y de esta forma se haga realidad la consigna de la Universidad del pueblo y para el pueblo.

Otro eje fundamental es el planteamiento de soluciones ante la crisis ambiental que atraviesa nuestro país, y ante esto, los jóvenes universitarios debemos tener claro que la única solución, ante la acción depredadora del capitalismo, que por la avidez de gananacias de sus monopolios provoca la devastación de la Naturaleza y su biodiversidad, es que la Humanidad conquiste una nueva forma de sociedad de progreso, justicia, e igualdad, donde el hombre y la mujer consigana una relación armoniosa con la naturaleza, al tiempo que se terminen las inequidades sociales. De esa comprensión y conciencia surge de manera clara, la necesidad de la instauración del Socialismo en el Ecuador, pues somos testigos de cómo las ansias de riqueza que genera el Capitalismo están destruyendo el mundo no solo en el ámbito económico, sino también en lo concerniente a la naturaleza.

Planteamos entonces, que a través de la Universidad y sus principales representantes se difunda la postura de los estudiantes universitarios ante la crisis ambiental generada por el Sistema Capitalista.

Proponemos que sea la Universidad la gestora de acciones y movilizaciones en defensa de los recursos naturales del Ecuador; que desde la universidad se dicten talleres de capacitación hacia los estudiantes y el pueblo en general, destinados a formar y educar a los ecuatorianos para que tomen conciencia acerca de la importancia de mantener un ambiente limpio, acerca de la necesidad de que los seres humanos tengamos un hábitat sano, un entorno libre de contaminación; pero sobre todo que seamos los jóvenes, tomando una actitud propositiva, quienes formulemos las líneas de acción que debe seguir nuestro país para que sus habitantes podamos vivir y desarrollarnos en conjunto amigable con la naturaleza, no en contra de ella.



Contador Web

No hay comentarios:

Publicar un comentario